lunes, 31 de agosto de 2015

Perdiendo el miedo



Es mucho más que un simple título o una frase hecha. Es una posición que cada día más y más personas que vivimos en Cataluña, seamos españoles o no, asumimos como forma de vida. Y es que estamos en un sistema donde el poder y el dinero son manejados por unos pocos con la venia de los diferentes gobiernos centrales, quienes han ido permitiendo una serie de hechos durante más de 35 años. Son tantos que sería más que imposible mencionar en unos cuantos párrafos.
Quiero indicar que este artículo surge a raíz de dos conversaciones, una con mi hijo, ya con 14 años quien asume posiciones y decisiones. Le expliqué de forma resumida lo referente al Tribunal Constitucional en relación al Estatuto de Cataluña y el uso del castellano (español) como lengua vehicular, y que esta vez, considerando que es mayor lo exigiré ante el Instituto donde cursa estudios. 
Al respeto sus palabras fueron precisas y concisas, “si está en la ley, que se cumpla, yo no tengo problemas”.

Mi hijo como siempre dándome lecciones.

Y no, no he tenido que recurrir a que es su lengua materna, sino que junto conmigo ha leído la Constitución de España, y por otro lado, conoce que el español es la segunda lengua más importante del mundo, que es un valor añadido que podemos y debemos tener.

La otra conversación fue con mis amigas, y quiero referirme a la última en particular, pues resume muchas charlas que hemos tenido a lo largo de estos 10 años y medio de mi vida en España. Va sobre el mismo tema y la secesión en general. Creo que podría resumir toda la conversación en una palabra, miedo. Y no sólo es el miedo a exigir los mínimos de la ley, o al menos los dictámenes del Tribunal Constitucional sobre el tema para con nosotras, sino para lo que pudiera ocurrirle a nuestros hijos, que puedan ser objeto de bullying, tanto por sus propios compañeros, quienes están “inmersos” en un adoctrinamiento desde todos los ámbitos del sistema, como de incluso sus propios profesores, quienes forman parte, sin duda alguna de esas 43 entidades que conforman el Som Escola, quienes sí reciben apoyo institucional y financiero por parte de la Generalidad de Cataluña. 

El miedo es libre, dicen, pero cuando nuestros hijos pueden ser la diana de los llamados independentistas, nacionalistas o más bien, el nombre correcto, secesionistas, el miedo es aún mayor. Porque sabemos cómo actúan, estamos conscientes que no tenemos a quién recurrir, conocemos cuán solos nos encontramos ante el régimen. En esa conversación con mis amigas, madres de amigos y compañeros de mi hijo desde el parvulario, justo en este verano, les dije que iba a exigir el número de horas por semana en español que por ley deben dictarse, que contempla el 25% del total de la semana, y que no incluye en modo alguno como han querido hacer ver desde la Generalidad, las horas del patio. Les indiqué que existe una organización que guía en relación a ello, hablo de Convivencia Cívica Catalana, que podemos hacerlo a través de su página web, llenando los formularios, y a su vez exigir con ley en mano en el instituto que ésta se cumpla. Les invité a hacerlo junto conmigo, la respuesta fue, “tenemos miedo”.

Es absurdo que siendo la lengua co-oficial y la vehicular de todo el Estado debamos exigir que nuestros hijos cursen el porcentaje mínimo de clases de español que deberían tener. Es impensable para quienes nos hemos criado con esa lengua como materna que debamos recordar que existen unas leyes, y más, un dictamen del Tribunal Constitucional que nos ampara (leer página 475).
Sin duda alguna, el trabajo es en extremo complejo.

Cuando sales de Cataluña y hablas con el resto de los españoles, te sorprendes que sólo se escuche una voz, y es justamente de quienes exigen la “secesión”. Nosotros, quienes pedimos que cese la impunidad somos silenciados. He llegado a escuchar que estamos “callados”, que “permitimos”, que “poco hacemos”, y en algún caso, que apenas se nos conoce. Luego de insistirles que el secesionismo es una minoría con mucho poder, me queda un sinsabor, esa sensación de pensar cuán solos nos encontramos.

Existen diferentes organizaciones, desde las más pequeñas a las más visibles mediáticamente, pasando por esas individualidades que se han atrevido a afrontar un monstruo que pisa y avasalla todo a su paso. Usa los medios del Estado para ello, imponiendo “su verdad” como posición única. No debe existir, ni se permite, la disidencia.

No puedo evitar pensar en las listas tan nombradas de “buenos y malos catalanes”, no pude evitar recordar que conozco personas que están en ellas y que han recibido citaciones ante los juzgados por defender a España. No pude evitar transportarme en tiempo y espacio, recordar el Castro-Chavismo y la llamada “Lista Tascón”, más que una simple lista es uno de los mecanismos que usa ese régimen dictatorial de mi tierra natal para coaccionar y reprimir a sus ciudadanos. Siento de cerca esas maneras de regímenes totalitarios en esta España democrática, y puedo entender el miedo. No es fácil de vencer. Quizás a quienes hemos perdido tanto, patria incluida, nos han quitado hasta esto, y por eso, tal vez, somos “más atrevidos”.

Uno de los organismos oficiales a los que deberíamos poder recurrir es al Defensor del Pueblo, en catalán el Síndic de Greuges. Más sin embargo, a raíz de la apertura de una investigación porque un médico habló en castellano a un paciente y, según éste y con el apoyo de entre otros del Síndic de Greuges, vulneró su derecho a ser atendido en catalán, parecería más un “defensor del puesto” que del pueblo. Consultando la página web de esta institución catalana, encontré el “Informe sobre los derechos lingüísticos en Cataluña”, claro, en catalán. He tenido que leer y releer cada párrafo, pues introducen artilugios jurídicos justificables sólo a la vista de los secesionistas sobre el sistema de inmersión lingüística, considerando desde dictámenes de tribunales del Estado Español a un sinfín de artículos procedentes de tribunales catalanes, señalando el por qué ha de ser usado el catalán como lengua vehicular en todos los ámbitos del “país”, entendiendo para este organismo “país” a la Comunidad Autónoma de Cataluña, es decir, a una región de España. Sí, justifican la “discriminación en positivo”, una aberración en cualquier lenguaje, cuando el realmente discriminado es el idioma español (o castellano), el cual es tratado como una lengua extranjera toda vez que se dictan dos o tres horas a la semana, es decir, en el mejor de los casos, contempla un 10% del pensum de estudios de colegios e institutos educativos. Ni qué decir en otros ámbitos donde señala que la lengua a usar ha de ser el catalán, vulnerando todos los derechos lingüísticos de millones de personas que conviven en Cataluña.

Sólo os dejo un par de citas del señalado “informe”, que en resumen señala que la “lengua propia” y oficial es el Catalán, y que en relación al ámbito educativo, las quejas por el uso casi exclusivo del mismo en los centros de primaria y secundaria ha sido poco significativos:
1.      La Llei de política lingüística formula els conceptes jurídics de llengua pròpia i de llengua oficial. Així el concepte de llengua pròpia aplicat a la catalana obliga els poders públics i les institucions de Catalunya a protegir-la, a usar-la de manera general i a promoure’n l’ús públic en tots els àmbits” (páginas 11 y 12: Llei de polìtica llingüistica)
2.      A Catalunya un dels àmbits en què, sens dubte, ha estat més polèmica la defensa dels drets lingüístics ha estat l’educatiu, tot i que també cal posar de manifest l’absència d’un conflicte social real, com ho palesa el fet que el nombre de queixes rebudes sigui molt poc significatiu, fins al punt que en l’apartat de drets lingüístics de l’informe anual al Parlament aquesta matèria no ha estat destacada en els darrers tres anys” (página 22: II.2. Temes rellevants, II.2.1. Àmbit educatiu

Revisando cada uno de estos organismos del gobierno catalán, de sus acciones y sanciones, cada vez entiendo más el miedo. Más aún de cara al 11 de septiembre, cómo toda la maquinaria desde el poder se pone al servicio del secesionismo impunemente, y aun más pensando en el próximo 27 de septiembre. Antes de ese día estaré con mi hijo en el instituto donde cursa clases, con mi ley en la mano, sentencias en la otra exigiendo mis derechos. Quizás con algo de miedo, pero en los bolsillos, mi hijo y sus derechos a ser enseñado en su lengua materna, el español, bien valen la pena.







domingo, 30 de agosto de 2015

Mi respuesta a la Carta de Felipe González


Mi estimado Sr. Felipe González, 
Ud. para mí, con todo respeto, es un "viejo conocido", por aquello de ser venezolana, sabe... Lo recuerdo, siendo yo muy niña, junto a su amigo el ex presidente de mi tierra Carlos Andrés Pérez, tanto en su primer mandato, cuando Ud. pasaba largas temporadas en Venezuela, como durante inicios del segundo, cuando llegaron los "etarras" y se instalaron en ella. Cosas de la política socialdemócrata, digo. 

En todo caso no viene el tema sobre los errores y aciertos de Carlos Andrés Pérez, que tuvo de ambos, como todos, supongo. Durante su mandato entre muchos logros, nacionalizó el petróleo, se construyeron represas importantísimas para toda la región, incluyendo el Guri, puso en marcha proyectos educativos, se crea PDVSA. Pero a su vez se permitió el despilfarro y la corrupción a todos los niveles. En su segundo período de gobierno, corto, como Ud. ya conoce, intentó implantar políticas, que viéndoles en retrospectiva, sin duda hubiesen mejorado, y mucho, la vida a mediano y largo plazo en Venezuela, pero el populismo iba alcanzando todos los niveles y se dió el Caracazo. Lo demás es historia. Mi país vive en dictadura desde hace unos 16 años. 
Quiero, antes de continuar, expresarle mi gratitud ante la posición últimamente adoptada por Ud., conjuntamente a otros líderes regionales. Pero recuerde, la dictadura empezó con Hugo Chávez, no con el dictadorzuelo de poca monta y terriblemente represor de Nicolás Maduro. 

Perdone haberme desviado del tema principal, pero la tierra "tira". 

Verá Ud., es que quería escribirle porque he leído su carta. Soy una de los más de 1.700.000 millones de venezolanos quienes por diferentes razones están en el exilio o han emigrado ante la realidad de nuestro país. Y vivo en Cataluña desde hace más de 10 años. Ciertamente su carta dice unas cuantas verdades, como eso que "España no se va a romper", pero me pregunto, ¿a qué coste?, porque he visto cómo desde los diferentes gobiernos centrales han callado ante la arremetida, cada vez con mayor fuerza, de un separatismo que usa maneras de regímenes totalitarios, imponen "su verdad", a través del poder, se han "enfrentado" a la ley y nada ha ocurrido. Y ésto también ha pasado durante el gobierno socialista de ZP. No, no es nuevo. 
En mi sensación de estar adaptada y adoptada en esta Cataluña tan, pero tan española, me permito indicarle que he captado tres errores, y me permitirá señalarlos. 
Siento que Ud. generaliza un término de manera errónea. Y particularizo en el título, Ud. la dirige la carta a "los catalanes", y no, pienso que debería dirigirla a "los separatistas", que no independentistas porque Cataluña jamás ha sido colonia ni independiente. Así pues, mi estimado Sr. González, allí lo primero. Más aún cuando son muchísimo más quienes saben y se sienten tan españoles como Ud., en esta región que ha ido siendo llevada a ese precipicio llamado 27S. 
En la carta Ud. menciona "hechos diferenciales". Le repito, con todo respeto, es que he viajado por España, y no veo tantos hechos diferenciales entre las distintas regiones de esta preciosa tierra, tantos como los de otras regiones de otros países. A la vez, en la misma frase señala, "reformas pactadas". Y me pregunto, ¿estas reformas son para qué? ¿para beneficiar a quienes? ¿seguir alimentando el monstruo del secesionismo?, le recuerdo que "ese" es un como un "drac" insaciable, que una vez consigue algo va a por más, la historia en estos últimos 35 años está minado de ejemplos, sin duda Ud. los conoce mucho mejor que yo. 

Por último, no quiero terminar estas líneas, mi respetado Sr. Felipe González, sin agradecerle por su carta, como ya se habrá percatado, hoy en el mundo de las redes sociales está siendo uno de los temas más referidos, sino el que más. Y me permito agradecerla en nombre de muchos quienes ven cómo han silenciado voces disidentes en Cataluña. Pero antes de pactos, hechos diferenciales o generalizar, le repito, con todo respeto, pienso que empezaría por hacer cumplir la Constitución de 1978, creo que aún es joven, poco empleada y mal vista, cuando tiene mucho por dar de sí. 

Reciba un abrazo grande, caribeñamente, como se da en mi tierra natal. 
Carolina, una venezolana en tierras españolas.  

jueves, 27 de agosto de 2015

Chikungunya, complejo nombre para una exótica y dolorosa enfermedad.


Aedes albopictus

El año pasado a Venezuela llegó la Chikungunya. No llegó de forma callada, sino que en medio del desabastecimiento y en particular, de medicamentos que incluso llegaban a los más básicos arribó una enfermedad de nombre complejo y larga recuperación. Se instaló como una vecina más, indeseable a todas luces, en mi querida patria, esa donde el Castro-Chavismo ha cubierto de represión y misera. 
A la fecha, y esto es a nivel mundial, la única medicación recomendada es el "paracetamol" o "acetaminofén". Así que durante los meses donde la enfermedad azotó a la población transformándose en pocas semanas en una grave epidemia, alcanzando unos 34 mil casos conocidos. Esos meses los venezolanos en el exterior formamos rutas de envío de este medicamento. Y hablo de "conocidos", puesto que en el país de la "revolución bonita" las estadísticas son asunto privado del régimen, quien a su vez dispone de poca documentación, lo que se hace escasamente accesible al gremio médico-científico.

La Chikungunya, ampliamente referida en el trópico africano donde es endémica, es una enfermedad viral, un alfavirus, transmitida por un mosquito, en Venezuela aún de "reciente factura", por el Aedes aegypti. Hace poco ha llegado a España donde se reportan unos cientos de casos, en esta ocasión el vector es el Aedes albopictus, el conocido mosquito tigre.


Pero ¿qué pasa con esta patología de complejo nombre, apenas conocida en un país alejado del trópico, con clima y "vectores" aparentemente distintos? 

Como el dengue, parecía lejana y extraña. Y lo era.

Seguramente han leído en los medios de comunicación que el nombre proviene de la forma que toma el paciente al caminar, intenso y múltiples dolores musculares y articulares, "hombre doblado", sería la traducción más cercana de una lengua africana.


Recuerdo perfectamente cuando el año pasado mi hermana menor me llamó para decirme que mi madre tenía Chikungunya, con fiebre y dolores, lo son en extremo más aun para personas que padecen de problemas articulares o enfermedades crónicas. A pesar de la preocupación por mi madre, quien no se podía ni poner al teléfono, estaba segura que estaría en las mejores manos, mi hermana es médico pediatra-neonatólogo, el detalle es que al día siguiente le estaba acompañando convaleciente en la misma cama, las dos con un terrible malestar, dolores de cabeza, fiebre, intenso dolor al caminar, con dificultad de sostenerse en pie y hasta asir cualquier cosa con las manos. Sí, las dos tenían Chikungunya. No, no respeta grupos etarios, ni raza, sexo, nada, el mosquito puede transmitir el virus a cualquiera de nosotros. Además de ello es pancitopénico, esto significa que puede afectar a varios órganos del cuerpo, aparte del aparato locomotor, es de larga recuperación y la persona puede quedar con afecciones y dolores crónicos por hasta dos años, que se tenga conocido.

Mi hermana, así como varios amigos me cuentan que a pesar de los meses o más de un año de haberla padecido, en horas tempranas de la mañana pueden tener dolores en las manos, y que incluso han perdido fuerza en las mismas. Y es que en mi familia, como en la de casi todos los venezolanos hubo varios casos de Chikungunya, el problema es que se desconoce cuántas complicaciones hubo, de ese número de infectados (seguramente supera con creces los 34000), cuántos de ello han permanecido con dolores en estado crónico, cuál es el porcentaje (que puede llegar al 12%) que sigue padeciendo de artritis, cuántos de ellos con enfermedades crónicas previas han tenido complicaciones, cuántos murieron a causa de éstas.

Como otras enfermedades, los grupos más sensibles a la enfermedad son los recién nacidos, personas de tercera edad, aquellos que tienen enfermedades crónicas no controladas o enfermedades cardiovasculares, diábetes o afecciones del sistema inmune, entre otras. 


Es importante conocer dónde vive el mosquito tigre, transmisor principal de la Chikungunya en España. Para quienes trabajamos en el sector salud sabemos que las rutas de las enfermedades ahora han cambiado, siguen las rutas terrestres, marítimas o aéreas, tal y como ocurrió en 2009 con el virus Influenza. Por lo que, en relación al transmisor, el "corredor del Mediterráneo" es el más afectado al día de hoy. 


En otras ocasiones he mencionado cuán importante es conocer cómo prevenir enfermedades que pudieran ser muy complicadas y graves. Aunque no seamos expertos en el tema, en nuestras manos podría estar el controlar que esta infección en particular, pueda o no ser mayor, por lo que debemos vigilar el no tener aguas estancadas cercanas a nuestro domicilio. Y más, ahora que se inicia el año escolar, a los centros de estudios. 

A su vez, es importante exigir a nuestras autoridades locales se aboquen a controlar los puntos donde el mosquito tigre pueda anidar fácilmente. 

La información ante una afección como la Chikungunya debe llegar a todos, incluyendo al personal sanitario quien no está acostumbrado a tratar enfermedades tropicales


Pienso que cada uno de nosotros podría convertirse en un vigilante epidemiológico. 

Prevenir sin duda alguna, es mejor que curar, y en esta ocasión, podemos hacerlo.

OMS, Chikungunya: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs327/es/ 





miércoles, 19 de agosto de 2015

"Estamos del lado correcto de la historia"


Hoy no puedo dejar de escribir sobre mi tierra. Mi gente. Pero para ello he de superar el llanto que me sale desde dentro, donde está tatuada la palabra Patria, esa con mayúsculas que aprendí desde la cuna.

Veo la fuerza que transmite Leopoldo López en su conversación con Daniel Ceballos, y su frase "Estamos del lado correcto de la historia", su discurso tranquilo, sereno a pesar del lugar, el espacio reducido, la luz que apenas atraviesa unos barrotes a los que López se aferra, desde donde vislumbra un pedacito de país que también vive en una celda enorme, llena de inseguridad, represión, de un “no hay” como frase perenne, un miedo que atraviesa lo más profundo de los venezolanos quienes buscan cada vez más “la salida”, subidos a un avión a cualquier parte.

Leopoldo López es un preso político. Lo sabemos, lo conoce el mundo entero y poco se hace. Más que gestos de apoyo a Lilian Tintori, su esposa quien junto a Mitzy Capriles, esposa de Antonio Ledezma, llevan su mensaje valientemente.

Un año, seis meses y un día. Preso, torturado, aislado por días, semanas. Y continúa firme, con ese mensaje, por una Venezuela donde se respeten los Derechos Humanos. La palabra libertad está grabada en su alma, como debería estarlo también en cada uno de nosotros. Quienes estamos dentro o fuera de Venezuela.

Hay quienes dicen que López fue usado. Que por sus convicciones se dejó llevar cual cordero al sacrificio. Pero viéndole, escuchándole, siento que está lleno de una fortaleza que ya quisiera tener, desearía que la transmitiera a todos los venezolanos, me conformaría con que un porcentaje la tuviera, porque los cambios siempre han venido de las minorías.

Quizás sea cómodo escribir desde mi patria de acogida, donde vivo mi exilio particular, saltando mis husos horarios, extrañando a mi país y a mi gente. Sí, quizás sea fácil denunciar todo cuanto ocurre desde esta seguridad que me da el estar fuera de mi Venezuela. Pero imposible dejar de hacerlo, aunque me escuchen unos pocos, me lean otros tantos. Continúo, como una gota, tal vez en algo contribuya.


Definitivamente sí, Leopoldo López y Daniel Ceballos, como María Corina Machado, Antonio Ledezma, entre otros muchos, “están del lado correcto de la Historia”. Y ¿nosotros?, ¿dónde estamos? 


Exclusivo CNN: El video de la conversación de Leopoldo López y Daniel Ceballos en prisión


viernes, 14 de agosto de 2015

Una embajada, una bandera, la represión y el silencio.


Siempre digo que vivo saltando husos horarios, entre los míos, los de aquende y los de allende.
Recuerdo hace unos 20 años que ayudaba a mi suegra a preparar maletas para llevar a Cuba. Pasaba por mi “closet” (armario) y buscaba prendas que no usábamos mucho, porque allá sí que le necesitaban. La maleta estaba llena de artículos insólitos para quienes vivíamos en Democracia. Desde prendas de ropa, jabones, desodorantes, medicinas… Mi suegra viajaba en una época en la que los cubanos salidos en los 60’s, los “gusanos”, tenían que entrar como "cubanos" y eran absolutamente revisados. Hace unos años esto cambió, porque a Fidel y sus acólitos se les ocurrió que llevaban divisas y era conveniente para ellos, claramente. Así que les dejaron entrar con el pasaporte de sus patrias de acogida.

Las cosas poco han cambiado en Cuba, siguen los presos políticos, la represión, los desaparecidos, la gente que sale al mar, a esas 70 millas que les separan de USA. Pero justamente hoy, esa nación reabre su embajada en La Habana, en una acción sin precedentes. No ha habido condiciones, Raúl Castro ha repetido hasta la saciedad que sus políticas son intocables, que Cuba seguirá gobernada como hasta ahora. Sin embargo, el Nobel de la Paz, Obama, busca el aplauso fácil, quedar en la historia como el presidente que reinició las relaciones con Cuba. Y me pregunto, ¿a qué precio?

Hoy me embarga una profunda tristeza, por los míos, por todos aquellos que han luchado en pro de la libertad en Cuba y fuera de ella, por quienes están presos, por quienes han perdido la vida, luchando o huyendo de una Isla que se ha convertido en la prisión más grande del mundo. Con el silencio cómplice de todos.

Pero estos hermanos Castro han continuado con ese “genocidio” particular. Venezuela fue entregada a ellos hace 16 años por el gran traidor, Hugo Chávez. Y ahora, muchos venezolanos que hemos salido de nuestra tierra, por activa o por pasiva, buscamos formas de enviar a los nuestros artículos de primera necesidad, medicinas desde las más sencillas hasta las más complejas, desde analgésicos a medicamentos para el cáncer. Se ha instalado todo un entramado de rutas para ello. Mi patria ha sido tomada por unos sátrapas que han llenado sus arcas a costa de un pueblo que han llevado a la miseria. Hoy se conocen algunos nombres, Leopoldo López, Daniel Ceballos, María Lourdes Afiuni…, sin olvidar a Franklin Brito. Pero continúa el silencio.

Todo sigue bajo un guion del que no se escapan cruzando el Atlántico. Hay pruebas que los dirigentes de Podemos también han recibido parte de esos “apoyos”, y ahora intentan deslastrarse de ellos, pero, ¿han dejado de recibir?.

El Castro-Chavismo y sus formas. Un cáncer que ha minado Latinoamérica y que va sembrándose en diferentes partes del mundo. A mi mente llegan las reuniones que se han dado justamente el La Habana entre las FARC y el gobierno colombiano. Una paz sin paz, con los Castro de fondo. Parece que estuviéramos frente a una mala película. Pero lastimosamente es todo tan real.

Hoy se reabre la embajada. La bandera de 50 estrellas se izará de nuevo en La Habana. Demasiados sentimientos encontrados. Demasiadas muertes. Demasiada frustración. Demasiados Orlando Zapata, Guillermo Fariñas, Las Damas de Blanco, Oswaldo Payá, Harold Cepero… Demasiadas incógnitas y continúa el silencio.



martes, 4 de agosto de 2015

Gente pobre con uniforme golpeando a gente pobre con hambre, para beneficiar a gente rica sin uniforme y sin hambre


Leo noticias de Venezuela, hablo con los míos y todo resulta cercano y lejano a la vez. 
Todo está inmerso en un abismo al que no conocemos el fondo. En ocasiones creemos que se ha llegado a él y pareciera que se abriese más y más profundo. 
Te tropiezas con la noticias que el régimen Castro-Chavista "ocupa" galpones (naves) industriales a una de las mayores empresas "que quedan" productivas en Venezuela, un producto 100% venezolano, del que siempre, independientemente seamos o no consumidores directos, nos sentimos orgullosos. Hablo de Empresas Polar. Para colmo, no solo les roban sus bienes muebles e inmuebles, sino que por decreto del régimen tienen "la obligación" de buscar otros. 
Esta medida no afecta únicamente los productos alimenticios de la Polar, sino que por supuesto también los empleos directos e indirectos. 
Pero previamente llegan las imágenes de "Disturbios en Venezuela", de personas que "saquean" vendedores y unos supermercados en la ciudad de San Félix, en el Estado Bolívar, al sur del país. La noticia en Europa señala el desespero de las personas ante la búsqueda de productos de "primera necesidad". 
Sin embargo, hay "algo más" detrás de esos saqueos. 
Lo que se dice, y esto por supuesto no está publicado en ningún medio oficial ni en "otros" por la censura, es que el "asalto" fue al "bachaqueo". Una nueva forma de economía creada por el régimen. Consiste en revender los productos a través de la economía informal, quienes lo obtienen de supermercados que surte el régimen a través de sus redes de Mercal, quienes a su vez tienen su propia red de importación creada por y para ellos. 
En San Félix se creó una verdadera poblada. Pero primero ha habido un detonante. 
Los autobuses que llevan cada día a la gente a trabajar a tempranas horas de la madrugada desde Ciudad Bolívar a San Félix subieron varios cientos % su coste, esto incluye también a los "rojitos" del régimen. Empezó la protesta, cuando la gente se percató del acaparamiento de los "bachaqueros", y fueron a por ellos, paralelamente, se dieron cuenta que había unos camiones de Mercal que surtían a unos supermercados de "chinos", y también fueron a por ellos. 
Durante la revuelta intervino la Guardia Nacional "Bolivariana", entonces vino lo peor, un muerto. Un número más para las terribles estadísticas de un régimen que está llena de ellos, más de 25.000 muertes violentas al año.  
Pero la "poblada" no fue solamente a por alimentos, destrozaron todo lo que estaba en su camino, incluyendo refrigeradores, lámparas, pasando por el robo de cámaras de periodistas que cubrían la noticia. Al principio leemos en los diarios que "la gente se hartó" de no conseguir alimentos. Sin embargo hay más. Este régimen ha fomentado la miseria y el malandraje como forma de vida, la censura como medio y el miedo sembrado en cada uno de los venezolanos, por todo cuanto ocurre hora tras hora, y por la violencia que se ha instalado como un vecino más, enlutando miles y miles de hogares. 
Las colas, el desabastecimiento, el acaparamiento y el bachaqueo, esta nueva economía informal existen en toda Venezuela. 
Entre tanto continúan las "expropiaciones", que no es más que una forma como le llamó Hugo Chávez al robo descarado por parte del régimen, a quienes aún trabajan "en contrasentido", en un país donde justamente eso es un riesgo de vida. 

“Gente pobre con uniforme golpeando a gente pobre con hambre, para beneficiar a gente rica sin uniforme y sin hambre"