miércoles, 22 de agosto de 2018

La historia de Johan, el retrato de una Venezuela en ruinas



Hoy mi día se inició con un nombre “Johan Pinto”. No, no es un nombre más, aunque al principio, como a muchos no me era familiar…
Johan se graduó de Médico Cirujano en la Universidad en Coro, gracias al enorme y precioso esfuerzo de su madre quien para lograrlo vendió CDs en San Felipe, una pequeña capital en el centro occidente de Venezuela. Hace dos años cuando realizaba su residencia en esa ciudad para especializarse en Pediatría, fue víctima de la persecución y represión política de este régimen dictatorial y genocida. Johan estuvo injustamente preso (político). Sin lugar a dudas “en Él encontraron la oportunidad de evadir la responsabilidad de un sistema de salud en absoluto colapso”. Gracias a la constante movilización de sus compañeros de profesión fue liberado. No obstante, quienes tuvieron la suerte de conocerle, trabajar con Él, de cuidar pacientes a pesar de la falta de medicamentos e insumos, cuentan que ni con todo lo ocurrido cambió su carácter noble y amable. El respeto, el amor a su profesión y a sus pacientes era su norte.

Johan llegó a Barquisimeto hace un año y se integró al servicio de Pediatría del Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga (HUPAZ) como residente de Pediatría. Uno de sus compañeros, el Dr. Luis Zerpa menciona que “(Johan) viajaba todos los días para asistir a sus actividades de postgrado del HUPAZ, muchas veces no comía, caminaba largos trayectos, se preocupaba por ayudar a su mamá… como es el drama de todos los residentes de este país, varios meses sin cobrar ... No había tiempo para comer y tampoco mucho tiempo para protestar… Te fuiste de vacaciones y no volviste”.

El Johan de este escrito es real, absolutamente real y falleció ayer 20 de agosto, justo el día en el que el régimen CastroChavista cambia de nuevo la moneda venezolana quitándole mucho más que cinco ceros, roban lo que queda de país, a la vista de todos… Johan ha muerto debido a una neumonía en un cuerpo desnutrido que no podía más. Pero,  Él no puede convertirse en otro número que se suma a este genocidio planificado. Johan era un médico que salvaba vidas, que brindaba sonrisas a sus pacientes y padres, que enseñaba con su ejemplo a quienes le conocieron. La historia de Johan es el retrato de una Venezuela en ruinas, apenas sobreviviendo ante una tragedia inclemente.

Amanecí leyendo las sentidas palabras de mi hermana, con lágrimas en los ojos y el corazón roto. No, no he podido evitar llorar desde temprano, y aun ahora cuando logro escribir estas líneas. Antes, en este blog he hablado de ella y de la labor que realiza junto a otros médicos cada día en el servicio de Neonatología del HUPAZ. Ella, mi Herme sigue allí, como jefa de un servicio de neonatología que se mantiene gracias a la entrega casi sacerdotal, al amor a su profesión y los “pacientitos”, con un salario que no llega a los $10 por mes. Les dejo sus palabras para Johan, ojalá conmuevan almas, que lleguen a organismos que realmente hagan algo por mi patria abandonada a su suerte… como quedó Johan, injustamente, como tantos y tantos Johan a lo largo y ancho de mi Venezuela.

Querido Johan …como quisiera que retrocediera el tiempo. Recuerdo cuando llegaste al hospital, venías de sufrir una injusticia y, aun así, no te había contaminado con odio, ni rencor, ni con desidia, ni con desesperanza… eras un ser genuino. Buen médico y mejor persona, llegabas temprano, preparabas la revista, tratabas con respeto a todos. Te acostumbraste y nos acostumbraste con sentido de responsabilidad y pertenencia…con amor a lo que hacías. Un año en el Servicio se hizo corto y empezabas tu sueño. Eras residente de postgrado, ese postgrado que querías, por el cual habías luchado. Pero el sueño se quebró… y esta realidad que nos atrapa, que hace todo tan difícil, hizo que por más que te entregaras lo mejor de ti, la cuesta se empinara más y más hasta agotarte. Mi querido residente, querido Johan, hoy no puedo evitar quebrarme …quisiera poder decirle a tu mami lo orgullosa que debe sentirse de ti, que lo diste todo …hasta la última fuerza, que dejaste en alto tu nombre por tu honestidad y tu lucha bonita, que regalaste sonrisas a niños, a madres, a padres, a tus compañeros, que quería que ella siempre fuera feliz. Mi querido Johan, a Dios le pido por tu descanso eterno, fuerza para tu amada madre y familia y para tus compañeros. ¡Dios te bendiga! 





sábado, 23 de diciembre de 2017

Nosotros, los "ciudadanos".


Estos días han estado llenas de emociones, algunas contenidas en esta Cataluña convulsa. Hemos tenido una campaña electoral distinta a todas, y a la vez, con la esperanza que algo cambiara.
Muchos pedimos, no, exigimos el cumplimiento de la Ley. Insistíamos por diversas vías la aplicación del artículo 155 de la constitución a un Gobierno lejano, un sentimiento que se ha constatado con un 155 blando, que apenas ha afectado la vida en una Cataluña dominada por el nacionalismo más rancio, más xenófobo, sembrador de odio y división y con pretensiones separatistas a cara descubierta. Un Gobierno que ha mantenido a Ester Artadi como Coordinadora Interdepartamental de la Generalidad de Cataluña, y a su vez, ha sido la jefa de Campaña del “Junts per Catalunya”, con Puigdemont, un prófugo de la justicia como líder. Sin duda, algo no han hecho bien Santamaría y Rajoy…

Aún recordamos las imágenes del 1 de octubre, cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado enfrentaban a hordas enfurecidas, quienes infringían las leyes, les agredían y a su vez, se victimizaban ante los medios de comunicación del mundo. El uso de una propaganda al mejor estilo fascista que les ha ido dando resultado… pero no en todo, no a todos. Otra vez, muchos de nosotros veíamos a avergonzados cómo, otra vez, se desarrollaba un tinglado de “referéndum” ilegal, lo que habíamos advertido, que habíamos pedido, no, de nuevo, habíamos exigido que no ocurriera. De nuevo las imágenes del 1 de octubre y de aquel 9 de noviembre se mezclaban en nuestras mentes, y se repetía lo que habíamos advertido. 
Las consecuencias de todo ello lo vivimos ahora. Son años de adoctrinamiento, de tres generaciones manipuladas por la propaganda, por el uso de la “llengua” para formar una masa adocenada y manipulable para los intereses de quienes manejan el “prusés” creado para controlar en todos los ámbitos a la sociedad catalana, y extenderse como un cáncer metastásico a otras regiones.

Sí, hemos sido pocos los que hemos enfrentado a las instituciones, quienes hemos pedido por escrito el cumplimiento de las sentencias del Tribunal Constitucional ante una Generalidad a quien poco le ha importado saltarse las leyes y enfrentarse a un Gobierno Español manejado por cobardes, pusilánimes, que no han defendido al Estado, a España.
Sin embargo, paralelamente, sé que vivimos una etapa histórica. Hemos tenido días hermosos, ver a niños, jóvenes y adultos caminar por Barcelona con su Rojigualda ha sido un hecho histórico y emotivo. Les he visto en tropel ocupar los vagones del tren para ir a Barcelona a las manifestaciones por España, por una Cataluña que reclaman con justo derecho como suya y no de unos nacionalistas que se han apropiado de todo. He escuchado a jóvenes que no llegan a los 30 años decir en la calle y en el trabajo que votaban a Ciudadanos con absoluta normalidad, sin complejo alguno, decididos y esperanzados en un cambio para esta sociedad enferma. Escuchar “Yo soy español” en las calles de Cataluña es música a nuestros oídos hartos del “prusés”, como el resto de España. Así que definitivamente algo está cambiando.
Sé que queda mucho por hacer, pues hay una Cataluña profunda que lleva años desconectada años con España, con su país, a quien el Estado ha abandonado y a quienes han hecho creer que su “nació” existe.

No olvido las palabras de los 3 policías a quienes recogí una noche en plena ronda litoral para llevarles de una salida a otra, poco antes del 1 de octubre: estamos para que se cumpla la ley, no tenga duda, Cataluña es y seguirá siendo España. 
Sépanlo, NO nos vamos a callar, seguiremos aquí, dando la pelea, en plena zona comanche, con las Rojigualdas orgullosamente como Bandera...
Porque "imposible es solo una opinión".






sábado, 15 de julio de 2017

el "legado de Chávez", la miseria, el hambre, el odio, la muerte... y Maduro


El legado de Chávez es el CastroChavismo, es esta miseria absoluta que vive Venezuela en todos los sentidos, en todos los ámbitos, a todos los niveles... 

En los últimos meses he leído a "políticos e intelectuales" en mi tierra natal defender el "legado de Chávez"... pareciera que su corta vista se limita a estos momentos donde la jefatura la ejerce Nicolás Maduro, a quien menosprecian por su escasa formación. Usando una neolengua, el "madurismo" para alabar el "legado Chávez", ese que significa miseria, hambre, desabastecimiento, robos, invasiones, pobladas, violencia, la destrucción del aparato productivo, la falta de medicinas por ausencia de laboratorios en el país, con enfermos muriendo por falta de medicamentos básicos o crónicos, un genocidio planificado, significa presos políticos reprimidos, vejados, sin derechos... 


El legado de Chávez es la pobreza absoluta, el  fruto de la hecatombe de la economía por las medidas que se ejecutaron una a una, sí, por Hugo Chávez quien seguía las reglas establecidas desde La Habana. Con quienes pactó la entrega de Venezuela cuando tomara el poder en 1999. Usó medios democráticos para instalar poco a poco y firmemente su dictadura comunista , y con la llamada Constitución bolivariana refundar el Estado Comunal, dando la estocada final con este nuevo panfleto llamado ANC. Incluyendo el nombramiento de su sucesor, Nicolás Maduro. Todo siguiendo un plan inicial... 


Hugo Chávez ha sido "el gran traidor de la patria". Su legado lo vemos grotescamente en este Estado "delicuencial", no solo en Maduro, también en Diosdado Cabello como capo del Cártel de los Soles, en Tareck El Aissami y la relación con el Hezbolá, Irán y y el EI, los bolichicos y su enriquecimiento inimaginable , quienes ahora arriban "allende los mares". 


El legado de Chávez es el financiamiento de personas, dirigentes y organizaciones de otros países como Lula Da Silva, Evo Morales, los Kirchner, Correa, Daniel Ortega, Bachelet, Ollanta Umala, López Obrador, Pepe Mujica, las FARC, ETA, Fernández, Monedero y el CELAG, Iglesias y todo Podemos, ERC y las CUP, el CARICOM, UNASUR y todos los participantes del Foro de São Paulo, Zapatero y sus compañeros Moratinos, Morodo y Bono, sus "socios" rusos y chinos. 


El Legado de Chávez está en el negocio de las piedras preciosas en detrimento de nuestro enorme parque nacional, la Gran Sabana y la ruina de la tercera Represa del Mundo, el Guri, de las empresas básicas, PDVSA, Sidor, la explotación ilegal del uranio y el coltrán. 



El legado de Chávez son los muertos que se generan de una violencia terrible amparada por los paramilitares, esos "colectivos armados" que nacieron con su "Gobierno", y los Pranes, con un poder enorme dentro y fuera de las cárceles. 

El legado de Chávez es el odio sembrado entre venezolanos, la descalificación constante de quién tiene una profesión o una empresa, quien intenta surgir por medios decentes, con su esfuerzo... y de quienes disienten, quienes dudan, quienes denuncian a pesar de la censura desde diferentes partes del planeta. 

El legado de Chávez son los presos políticos que se iniciaron con los policías metropolitanos, que no duda en reprimir, que tiene La Tumba como símbolo fantasmagórico que "vive" en un subsuelo en condiciones infrahumanas. 


El legado son los exiliados de PDVSA, unos 20,000 empleados quienes quedaron en pocos meses sin trabajo, muchos de ellos como parte de este exilio, de una diáspora que ya asciende los 2 millones de venezolanos. 
El legado de Hugo Chávez son los niños de la calle, los jubilados y pensionados en el exterior con más de 2 años sin cobrar su derecho, los que comen, si lo hacen, cada día de la basura, los que mueren o se suicidan al saber que tienen una enfermedad terminal, pues tienen la terrible certeza de no conseguir las medicinas para su curación. 


El legado de Chávez es el CastroChavismo, donde los Castro son los dueños y señores, quienes deciden el qué, cómo, dónde, cuándo y quiénes en la colonia venezolana.  
Venezuela es parte de un enorme NarcoEstado, por ello nada es fácil, se lucha contra los Castro quienes tienen un control de ya casi 59 años en la isla-cárcel, y sobre gran parte de América Latina.

El legado de Chávez es todo lo que actualmente vivimos. 
Lo que muchos no quieren ver o admitir es que cada uno de los actos, los hechos están en sus planes comunistas, que jamás han negado y, lastimosamente, siempre lo han cumplido. 

El legado de Chávez está en el descomunal desfalco de una nación que en otro tiempo tuvo todo para ser grande, ahora vive sus horas más aciagas.

Solo en libertad un pueblo puede elegir a quienes le representan en los poderes públicos, solo en libertad es capaz de ejercer sus deberes y derechos como ciudadanos. Solo en libertad... 


"La democracia sin República es la estupidez misma, pues es la tiranía de la mayoría". 



lunes, 1 de mayo de 2017

un país se desangra en el asfalto


Estos días he recordado aquel poema aprendido en casa, del gran Andrés Eloy Blanco “cuando se tiene un hijo, se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera”… A través de diferentes medios leo entre mis conocidos una angustia similar dentro y fuera de Venezuela. Escucho voces amigas y hay un común denominador, amanecemos cansados, a algunos nos toca tener dos husos horarios que van con nosotros, y un país, en el pecho, a la izquierda. Nos acostamos tarde, esperando noticias de “los nuestros”, entre llanto y mucho dolor, porque aquellos que han dejado la vida entre la represión desmedida de un régimen genocida también los sentimos como propios.

Mi patria está siendo víctima de un genocidio planificado ante los ojos del mundo, el promedio de edad de los últimos 28 asesinados en el mes de abril es de 27 años. El país se desangra, deja la vida en el asfalto, entre lacrimógenas, balas y marchas, donde una palabra es el denominador común, libertad.

Se conoce que han sido detenidos más de 1400 venezolanos, muchos de ellos torturados, vejados. Mientras se apenas se palpa la poca acción internacional. Solo el Perú ha retirado su embajador y a los venezolanos se les está dando el trato de “asilados políticos”, señalan que no olvidan que una vez Venezuela hizo lo propio, cuando vivían dictaduras represoras en los 70’s y 80’s.

Arnoldo Benítez con la bandera, entre lacrimógenas y tanques
Foto @hsiciliano 
Los presos políticos han ascendido a más de 170. Pero realmente, en Venezuela viven más de 30 millones de presos políticos, quienes progresiva y rápidamente han pasado de vivir en un país para apenas subsistir en una enorme cárcel. Apenas existen vuelos internacionales, y los nacionales solo los imprescindibles.

El tan manido “no hay”, se ha vuelto una letanía tan común que se asume dentro de esa anormalidad tan normal. Las colas, el desabastecimiento, el trueque como medida económica forma parte del día a día del venezolano que sobrevive ante la violencia amparada por el Estado que se cobra más de 28,000 vidas al año, la guerrilla urbana llamada “colectivos” amparada desde las “fuerzas del orden”, porque son parte operante de ellos.

La carta de racionamiento se ha venido estableciendo, en ocasiones sin prisa pero sin pausa, y desde diciembre de 2016, luego de la estanflación con el acelerador a toda marcha. Paralelamente se crearon los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), con sus bolsitas de comida, las que han repartido como clones los partidos de la Mesa de la Unidad convertidos en sus plañideras, mientras se sentaban con el tirano en las mesas no-diálogo/acercamiento/diálogo. Algo que vuelve a estar en el plató, mencionado nada menos (y nada más) que por Bergoglio, en un vuelo, micrófono en mano (cómo no), señalando a la “oposición dividida” como la gran culpable de no querer un acuerdo. Entretanto, Zapatero, Fernández y Torrijos ya se asoman para seguir las instrucciones que se dan desde Cuba, sin duda, cobrando bien y mucho, por ello.  

El caos reina mientras se continúa con la perpetuación del Estado Comunal, que está en la “constitución”, ese panfleto comunista aprobado en 1999, y al que tanto alude una “oposición, que por mucho que quisiera pensar que hay “inocentes” que no se percatan de lo que ocurre, luego de 18 años de dictadura, y aún peor, con el control de la Asamblea Nacional (antiguo congreso) en su poder, nada, absolutamente nada haya cambiado, por el contrario, va a peor.

Me es imposible olvidar las palabras de algunos de estos que mencionan “la traición por parte de Maduro y sus acólitos” al legado de Hugo Chávez, cuando éste fue el gran traidor a la patria, que entregó sin miramientos a los dictadores Castro. Vuelvo a ver las calles, hoy 1 de mayo y veo el legado de Chávez, miseria, represión, violencia, desabastecimiento, hambre, muerte…

Primeros Auxilios UCV
Foto @shakiradima 
No existe aparato productivo, este fue destruido completamente durante estos 18 años, incluida la explotación petrolera, que ha dejado de mantener un NarcoEstado, que tiene sus cimientos en su negocio real, la ruta de la droga, por lo que todo pareciera seguir su curso, inamovible.

Ante este panorama se continúan las acciones heroicas, aparecen brigadas de estudiantes de medicina y médicos de la UCV, debidamente preparados e instruidos para actuar en este escenario, en este “particular holocausto” que se vive en las calles de mi Venezuela. Con cientos de miles de ciudadanos saliendo en contrasentido. Mientras espero ese mensaje que diga que todos están bien, egoístamente que los míos están bien. Sintiendo adentro el dolor terrible por esos hijos arrebatados tempranamente, esos que ya no vuelven, esos héroes que se nos están quedando en el silencio de esta terrible historia que espero nadie olvide jamás.

“…Cuando se tienen dos hijos
se tiene todo el miedo del planeta,
todo el miedo a los hombres luminosos
que quieren asesinar la luz y arriar las velas
y ensangrentar las pelotas de goma
y zambullir en llanto ferrocarriles de cuerda.
Cuando se tienen dos hijos
se tiene la alegría y el ¡ay! del mundo en dos cabezas,
toda la angustia y toda la esperanza,
la luz y el llanto, a ver cuál es el que nos llega,
si el modo de llorar del universo
el modo de alumbrar de las estrellas.” Los Hijos Infinitos.