domingo, 30 de noviembre de 2014

El populismo y la ruta a la miseria...

Recuerdo que a inicios de año, quise hacer para mí una pequeña evaluación de los eventos. Una reflexión que quise ponerle en blanco y negro, para intentar ver en perspectiva todo cuanto nos ocurría. Todo aquello que había sacudido nuestro presente, un año que ya presagiaba meses llenos de conflictos.

En aquella ocasión, cuando escribía ocurrió aquel hecho que horrorizó a muchos: la reunión de terroristas, porque no existen "ex" como han pretendido vendérnoslo... han sido, son y serán. Pero ante ellos hubo algo que nos devolvió un aliento de esperanza, un periodista sin más armas que sus preguntas, ante más de 300 asesinatos sobre una mesa, Cake Minuesa nos mostró “El Poder de Uno”, nos recordó que debemos reaccionar, asumir el protagonismo de nuestra propia historia, ser esa la ciudadanía activa que se nos exige. 

Quiero recordar aquello antes de volver a poner en blanco y negro un poco de todo cuánto hemos vivido durante todo lo largo de éste año. 
Semana a semana e incluso día a día nos sorprenden hechos de corrupción. Donde quienes ostentan el poder han "olvidado" que son nuestros empleados. Han actuado como ladrones de cuello blanco, llevándose el dinero de todos a esos llamados "paraísos fiscales". Pocos empiezan a circular camino de la prisión, algunos esperan juicio, pero lo que más asquea es la prepotencia con la que muchos veranean o tranquilamente asisten a actos ilegales, con sonrisa en el rostro, bajo la mirada atónita de los ciudadanos y la estupidez de otros quienes buscan una instantánea con líderes de pies de barros.

Pero pienso que el punto va mucho más allá que el mero hecho, de por sí muy grave, que todos estos actos se hayan abierto como una caja de Pandora en plena crisis económica y de valores. Ésto responde a un problema social, donde en mayor o menor medida somos un reflejo de cuanto ocurre, a todos los niveles. Y debemos asumirlo

Soy de esas quienes confían en que las crisis son, como bien dicen algunas definiciones, sinónimo de "oportunidad". Aunque también se nos plantea como un momento de fragilidad personal y social, donde debemos discernir entre los cantos de sirena, entre lo fácil, ese populismo que nos permite quitarnos la culpa de todo cuanto ocurre, para endosársela a otros, un camino que podría llevarnos a la nada. Entre tanto, está ese otro en el cual, si queremos obtener frutos, exige de nosotros grandes inversiones y esfuerzos

Me encuentro que cuando intento explicar las conexiones de éste populismo con regímenes dictatoriales y a lo que se puede llegar con ello, la respuesta que obtengo es aquello que "no somos Venezuela"Quizás sea por tomar distancia de la actualidad de un país que no es lo que fue. De seguidas tienen mi respuesta, una y mil veces, es que no quiero que lo sea
Quiero explicar que para muchos fue más fácil tomar un camino en el que la dádiva se convirtió en costumbre, y no se hizo aquello que decía el gran Arturo Úslar Pietri, "sembrar el petróleo". Eso era invertir lo que se recibía por el oro negro en educación, en sembrar valores, en crear y mantener un aparato productivo, y sobre todo enseñar que lo que se obtiene sea producto de un esfuerzo, que implique un premio diario, donde la moralidad sea el norte. Ese justamente no es el camino sencillo, llano, recto. Ese camino implica curvas, tropiezos, caer para aprender a levantarse. 

Es importante aprender de los errores, nosotros, los venezolanos, y estoy plenamente consciente, cometimos muchísimos, y aun día tras día... actualmente es como un camino sin fin, una caída en el infinito, hasta que en conjunto, espero que en algún momento decidamos decir "hasta aquí". 
Pero que no se nos olvide algo, ningún cambio se inicia con la concurrencia de la mayoría, sino que se empieza con ese llamado "Poder de Uno".

Tengo diez años viviendo en una España, a la que he asumido como mi segundo hogar, mi otro país. Veo como en cada uno de los puntos de éste país nos sentimos defraudados por un sistema que no funciona. Pero hemos de ser listos, mucho más que aquellos que han optado por caminos que conllevan a un populismo que solo conduce al fracaso como sociedad y a la ruina de un país. Ahora, ¿nos hemos detenido a pensar en nuestra responsabilidad sobre todo ello? 

Si no lo hacemos, no tomamos consciencia personal y social, fácilmente podemos caer en las garras de aquellos quienes no son de nueva factura, quienes se muestran como corderos inculpando a otros, cuando ya traen un historial nada claro. 
Si observamos bien, si leemos más allá de lo que quieren mostrar, si buscamos lo que realmente son, hemos de desecharlos de inmediato. No puede nadie, con ideas de otras partes, donde se vive en la miseria, donde los DDHH son un papel mojado, venirnos a decir el qué, cuando no saben el cómo

Diez años, desde su inicio viendo actuar al MBR200, quien cambió sus siglas a PSUV, financiando una "franquicia" del Castro-Chavismo por el mundo entero... en particular en España a través primero de Monedero, quien fue "veedor" de un referendum que perdió Hugo Chávez, pero no convenía al sistema internacional que ello ocurriera. Los petrodólares se necesitaban para financiar mucho. Y lo han hecho. Esto ha sido probado y publicado por revistas expertas en estadística. Explicaron cómo se llegó a dar unos valores que no eran reales. 

Los círculos bolivarianos nacieron en 2002, y a través de ellos se ha ido calando en diferentes partes del mundo. No somos ajenos a ello, no somos inmunes. 
Hay tantos asuntos, que probablemente no creerían todo cuánto ha ocurrido. Y sobretodo, el por qué de todo ello. 

Se conoce que el gobierno venezolano empezó a tener vínculos con Irán a través del gobernador del Estado Aragua, Taker El Aissami. Todo dirigido y orquestado desde Cuba, quien ha tenido a su vez vínculos con la FARC, esto puesto en evidencia a lo largo de los años. De forma particular y recientemente, en la condición sine qua non de éstos terroristas de pactar "la paz" con Colombia desde La Habana (sin dejar de secuestrar o asesinar en la propia Colombia o Venezuela).  

Es interesante recordar que Santos, actual presidente de Colombia, fue el ministro de defensa de Uribe. Le traiciona una vez alcanza el poder, se ubica del lado de Chávez a quien le llama como su "nuevo mejor amigo..." 
Las FARC, junto con ETA tienen cuarteles en Venezuela, ésto es un secreto a voces. Y también que trabajan de forma conjunta. 





Durante este mes que culmina, ha sido noticia que Cuba ha cedido bases en el Golfo de México a Rusia, la misma que ha entrado con fuerza a Europa a través de Crimea. No hay puntada sin hilo. 

Ahora, si pensamos un poco y conocemos la conexión Monedero-Iglesias con Venezuela, además de ello, de éstos también con Irán. ¿Quién nos garantiza que esa relación también no se quiera establecer con España? 
Porque no debemos olvidar que se justifica ese lazo, ese nexo con Irán...las pruebas existen. ¿Qué hacemos? Las negamos como los nexos con un pasado comunista, con un pasado relacionado con haber pertenecido a Izquierda Unida, con una relación personal, política y comercial con Venezuela, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Argentina, Irán... 
Quien nos puede garantizar que Rusia también no sea partícipe de esta partida de ajedrez. 

Las pruebas están al alcance de todos, este mundo del 2.0 nos permite revisarles. No nos neguemos a lo evidente. 


Y sí, les hablo sobre el Populismo, ese que Podemos nos muestra en cada frase, en cada gesto, en cada acción, en cada palabra. No debemos quedarnos en el discurso. Sería traicionar lo que somos, y aun más, traicionar una patria a la que nos debemos. Una patria que no tiene por qué seguir lo que otros dicen que debemos hacer. Ésta, mi segunda patria nació como "la mía", llena de líderes, de una historia que hemos olvidado, porque un presente absurdo nos llena el día a día, nos mantiene preocupados, en lugar de recordar lo grande que hemos sido y el esfuerzo que ello supone. 
No "podemos" aprobar que el fin justifique los medios, que se use el dinero y las vías que ofrecen países con regímenes totalitarios, para alcanzar el poder, porque "la política es así". Eso es populismo y politiquería de la peor. No "podemos" exigir derechos pisoteando los de otros. Es absolutamente inmoral...si lo hacemos, ¿qué le responderíamos a nuestros hijos mañana?, ¿qué lección le estamos dando?. 

Ahora Podemos recurre a suavizar las formas, para llegar a ese grueso de población que duda ante las posibilidades, ante tomar la vía correcta, el camino a seguir para salir de ésta crisis. 
Nos plantean, entre otros puntos: 
-aumentar la cotización de la Seguridad Social de los Autónomos
-aumentar el sueldo mínimo 
-poner un tope al sueldo máximo
-disminuir la jornada laboral a 35 horas  
-jubilación a los 60 años 
¿Qué puede implicar ésto? Las PYMES serían las más afectadas, teniendo que pagar más, obligando a cerrar, conllevando sin lugar a dudas, a aumentar el paro, aumentando aún más la crisis económica que vivimos.  
No debemos olvidar que uno de los autores de éstas propuestas también fue asesor del gobierno venezolano. Tampoco que el autor principal de ese desastre económico durante 14 años, ha sido Hugo Chávez junto a los Castro, Maduro solo remata la faena. 

Pero volvamos a las propuestas de Podemos, porque no terminan en ello:
-nacionalización de sectores estratégicos
-renta básica universal 
-aumentar los empleados públicos 
-la incompatibilidad de España con Europa 
¿Cuáles serían las consecuencias? ¿De dónde saldría el dinero para asumir este coste? Obviamente los impuestos y una inflación galopante, como ocurre en América Latina. 
Pero esa incompatibilidad con Europa, ¿qué implica?, salir del Euro, salir de la UE. 
Ésto ha sido discutido con la posibilidad de una Cataluña fuera de España, y de las consecuencias reales de un desastre económico de grandes dimensiones. Lo mismo, o peor sería para toda España

Todo cuanto pasa no ocurre porque sí, hay hechos previos y tienen consecuencias. Muy probablemente todo cuanto nos ocurre sea conveniente para despertar nuestra conciencia y para hacernos conscientes, reaccionar pro-activamente, preguntar, ser incisivos, revisar, estudiar, exigir nuestros derechos siempre y cuando hayamos cumplido con nuestros deberes como ciudadanos y como sociedad. 

Es complicado aprender sobre la experiencia de otros, porque primero nos negamos ante la similitud de hechos previos, luego ante la sola posibilidad que ello nos ocurra, que se repita. Pero no nos ceguemos ante lo evidente. 

No es que sea optimista por naturaleza, es que tengo esperanza y absoluta confianza en que es posible retomar el camino. Sin duda por cada herida quedarán cicatrices, que son importantes sentir para recordar lo que no se debe repetir. Estoy absolutamente segura que aun hay futuro en ésta mi segunda patria. 




domingo, 2 de noviembre de 2014

La verdad toda, aquí pocos engaños.

En éstos días, en este mundo 2.0, donde impera cualquier clase de opiniones, hubo alguien quien me llamó "casta", por advertir sobre lo que nos ha pasado en sólo 15 años a los venezolanos. En mi patria nos han llamado "cúpula podrida", fue el término que usó Chávez para mencionar en forma despectiva a quienes pensaban distinto. 

Anteriormente, en otros artículos he mencionado aquello de "nos somos iguales", lo que de manera prepotente y necia le dijeron muchos a los cubanos cuando advertían a su vez sobre la desgracia de la llamada "Revolución bonita". Muchos fuimos insultados por ello, repito, nos llamaron ignorantes por disentir, posteriormente nos han dado la razón. Chávez llegó con un discurso diferente. Al inicio mintió, pero pronto planteó lo que quería hacer, y lo hizo. 


Hugo Chávez, entrevista 1998 a CNN. 

En Venezuela existe un régimen dictatorial, donde se hace lo que dicen los Castro con su mando a distancia. Donde al que piensa distinto y es capaz de decirlo puede ser exiliado, preso o sencillamente "desaparece" en el peor de los casos.
Estas son realidades, nadie me puede decir que no ocurre. Existen los presos políticos, son callados, maltratados... 
Simonovis y López son solo dos nombres, hay muchos, si les buscan, leen, revisan, pueden contar que son más de 100 venezolanos presos (aproximadamente): http://grupovenezuelareporta.blogspot.com.es/2014/10/la-lista-aproximada-de-presos-politicos.html?spref=tw&m=1

Venezuela, como Cuba, en su momento no eran lo que son hoy en día. Sí, había una corrupción que se extendió por todos los niveles de cada uno de sus estados, y el "pueblo" reaccionó creyendo en encantadores de serpientes, unos que decían lo que se quería escuchar. Pero ojo, estos encantadores ahora tienen abultadas cuentas en los llamados paraísos fiscales, la verdad toda, aquí pocos engaños. 
Entonces, esto de igualdad para todos, ¿es sólo para algunos?, para el "pueblo" claro, igualar hacia abajo. ¿Qué tal si les tratamos como ciudadanos?. NO, en estos regímenes ésto no está planteado porque entonces pasarían a pensar, a opinar, a disentir, a dialogar planteando otras opciones, allí, donde se dice lo que piensa el que manda, justo "eso" no está permitido.

Hoy Venezuela vive los días más aciagos de su historia desde 1810. Nunca nadie pensó que pudiéramos llegar a tanto, a la miseria de hasta tener dinero en los bolsillos y suplicar por un medicamento, o un producto de primera necesidad

Sólo por mencionar un poco de nuestra historia: 
Fuimos un país productor de café, uno de los de mayor calidad del mundo. No se competía en cantidad, no existe el terreno suficiente para ello. Productores del mejor cacao del mundo, dicho por los Suizos y Belgas, desde Chuao, esa pequeña región costera en el centro del país, frente al hermoso mar Caribe. Tenemos un estado que se llamó el "granero de Venezuela", Portuguesa; también una raza propia de ganado, la "Carora", obra de lo que llamaríamos ahora emprendedores. Contábamos con las mejores universidades públicas, siempre públicas, sin desmerecer las privadas. La empresa petrolera, PDVSA, era capaz de competir en calidad de sus profesionales y en su producción. Fuimos los impulsores y creadores de la OPEP, de la mano de Juan Pablo Pérez Alfonso. Nuestro Humberto Fernández Morán fue el creador de la cuchilla de diamante, fundador de la crimicroscopía entre otras muchas cosas de importancia para la ciencia y para la vida cotidiana... Hemos tenido a intelectuales impresionantes, solo mencionar a Miguel Otero Silva, Andrés Eloy Blanco, Rómulo Gallegos, dos enormes mujeres Lya Imber y Sofía Imber entre otros. 

Pero quiero detenerme en Arturo Uslar Pietri, quien mencionó aquellas palabras de "sembrar el petróleo". No lo hicimos, quizás deberíamos entonar un enorme y rotundo "mea culpa", de haberlo hecho no tendríamos un pueblo conducido cual corderos a la miseria, sino ciudadanos, quienes aunque existen, son pocos, y van andando en contrasentido. Pero están, tengo la absoluta certeza que están.


Ahora tenemos un país en quiebra, destruido, y no solo hablo de producción, productividad, esas son palabras perdidas en nuestra historia reciente... (desde 1999 a 2007 se redujo el parque industrial a un 37%). 
Es en lo moral, esa sensación de impotencia, de destrucción de la "esperanza de un país mejor", de sembrar la miseria moral cuando se ha adoctrinado a un pueblo creyendo que con dádivas, sueldos "regalados", becas sin hacer nada por ello, creando "analfabetas funcionales", con eso han creado un "monstruo" que no sabe sus derechos, no son ciudadanos. 
Cuando leo "opiniones" de personas externas, tengo la sensación que para ellos aquella Venezuela de 7 estrellas no existió, que aunque el petróleo fue nacionalizado desde los 70s, pareciera que todo se hubiese reinventado a partir de esa era "Castro-Chavista". 

Lo que hoy vive España no me es ajeno. Este dejavú constante, día a día es algo que nos tiene consternados a todos los venezolanos que tomamos esta tierra como nuestra segunda patria. Quienes llevamos tiempo en ella hemos sido testigos de diferentes eventos que han ido ocurriendo, de charlas financiadas por el primero MBR200, ahora PSUV, el partido de gobierno... eventos a los que asistía esa izquierda "de vino y caviar", que viva la revolución pero lejos de mi casa, esa que viajaba en primer clase financiada por el dinero de los venezolanos. 


Han ido sembrando la idea, como una franquicia, y aquellos quienes le han comprado pretenden instalarle completamente en esta tierra. No crean que son inmunes, el caldo de cultivo está, una corrupción que campea por todas las instituciones. 
Sabemos que "el truco" está en que quien defiende esos regímenes habla como uno más del pueblo, que éste le sienta como uno de ellos que puede llegar al gobierno, "refundar" las instituciones, pasa desde el cambio de nombre, símbolos, hasta instalar un sistema que se basa en la dictadura Castrista, que no se aleja mucho del Stalinismo. Donde en determinado momento quienes han sido útiles hoy, son eliminados mañana. 
Vamos a los hechos: 
  • En ésta franquicia, a la española, las palabras cambian un poco, pero no el significado, usan "casta" por "cúpula"...no dudo que si Podemos llegara al poder,esa cúpula sería tratada con desprecio absoluto, para lo cual emplearía otra palabra, similar a aquella que nos englobó como "escuálidos". Pero ojo, "si Podemos llegara al poder", lo haría por vía electoral, para luego instalar ese sistema que conlleva a desmantelar la democracia a través de ella misma. 
  • Se siembra el odio, se divide a la población, se hace ver culpables a quienes tienen aunque sea por su propio esfuerzo, porque ese dinero "debería pertenecernos a todos". 
  • Emplean aquello de hacer del pueblo el discurso que llevan, como si fuera propio, asqueados de la corrupción actual. Indican como lo más importante cambiar la constitución, hacer una constituyente para hacer una carta magna a su imagen. El programa de gobierno se basa en planteamientos ambiguos, ésto justo le daría libertad de acción para llevar a cabo "el suyo propio", ese no revelado, apenas se menciona, está entrelineas. 
  • Después de las elecciones al Parlamento Europeo el discurso fue "pero por ahora no hemos cumplidos nuestros objetivos en la urnas"; cuando Chávez fue arrestado (escondido) tras el fallido golpe militar de 1992, dijo "compañeros, por ahora los objetivos planteados no han sido cumplidos". 
  • Posteriormente, cuando juró en el PE su escaño, Iglesias textualmente dijo "prometo acatar la constitución hasta que los ciudadanos de mi país la cambien", dando por sentado el proceso constituyente. Chávez, cuando llegó a la presidencia fue, palabras más, palabras menos: "Juro sobre esta moribunda constitución...implementaré las transformaciones necesarias para una carta magna adecuada a los nuevos tiempos". 
  • Ambos grupos, los autodenominados "bolivarianos" y éstos que han "asesorado" a aquellos, mencionan en cada discurso las votaciones, como si ello fuera la panacea para resolver todos los problemas que actualmente tenemos, se basan en "no elige el que vota sino el que cuenta los votos (Stalin)". En Venezuela los cuentan con el mando desde la Cuba de los Castro... en España deseo y espero no ver que ocurriría. 
Como les dije antes, la verdad toda, aquí pocos engaños.

Pero hay alternativas, sé que las hay. Están quienes muestran un camino distinto, nada fácil, pero mucho más seguro hacia una democracia donde estemos todos.
Nada mejor que oír lo que queremos escuchar, donde los culpables son otros y no tener que asumir que nosotros también formamos parte del problema. 
Tenemos que conocer nuestros fallos, que nuestros mecanismos de control no han funcionado. Pero aún estamos a tiempo. Y si nos revisamos internamente, si evaluamos lo que realmente dicta nuestra consciencia sabremos el camino que hemos de tomar. 
Si, es complejo, lleno de piedras, curvas, esfuerzo, pero que se entienda, para ser mejores debe haber un esfuerzo personal y colectivo. Y ese discurso no es el que quisiéramos comprar, porque implica sacrificios. 
Ese discurso no está en los medios, porque vende menos... pero está, no lo desechemos ni dejemos de seguirle. Es el de verdad. 

Estoy segura que muchos como yo queremos un país donde los ciudadanos conozcan sus derechos y sus deberes, donde los políticos y quienes ejerzan cargos de gobierno entiendan que son nuestros empleados, y que deben rendir cuentas por ello. 

Yo quiero un país normal. Es complicado pero no imposible... Un país donde deba respetar la opinión del otro, y más aun, le defienda como nadie, porque también se ha de respetar la mía. Ese país puede existir, y no dudemos que esta España puede serlo. 

Ahora mismo la pregunta va andando de mesa en mesa, la pelota está en nuestro campo. Tiene un coste, pero también frutos a mediano y largo plazo, los más dulces, un país de verdad... Entonces, ¿qué elegimos? ser pueblo o ciudadanos... 
Creo que estamos más que claros, somos nosotros quienes decidimos nuestro futuro