martes, 24 de febrero de 2015

sólo 16 años


Hace unos días me reclamaban, quizás con razón, que debía centrarme un poco más en lo que estaba viviendo España. Que no es que no sea grave, ni siquiera importante, sino urgente. Con esa amenaza que va in crescendo sobre su cabeza, como la espada de Damocles. Donde hay quienes se niegan a ver el verdadero peligro que esconden unas palabras que a veces parecieran suaves, pero que esconden el "odio tras su sonrisa", eso es Podemos. Unos  sátrapas que han sabido "cobrar" y muy bien del erario público de los venezolanos, quienes son co-responsables de todo cuanto hoy sucede.
No puedo olvidar que una de sus asesorías ha estado justamente en el "cómo" infiltrar la oposición de mi país, de llegar "ladinamente", entre supuestos médicos para atender estudiantes que estaban en huelga de hambre. Cómo éstos fueron detenidos, vejados y violados sus DDHH. Algunos de ellos permanecen tras las rejas, otros esperando juicios, muchos con sus libertades cercenadas, como la de un país que vive también tras las rejas, una isla en pleno continente. 

Ahora, como hace justo un año, siguen asesinando estudiantes en las calles de mi tierra. El derecho más sagrado, el de la vida es una utopía, aprisionan personas, pero no pueden encarcelar sus ideas, entonces recurren a asesinarles. Armas contra banderas, esa es la consigna. 
Van 16 años de régimen Castro-Chavista. Quizás más de 16 veces al día lo digo y lo escribo. Quizás más de 16 personas son reprimidas por hora, por ciudad, por pueblo, por familia. Tal vez más de 16 historias de robos, secuestros, heridas, vejaciones, asesinatos nos rondan la memoria por minuto. 

16 años. 
Esa es la edad del niño que han asesinado hace tan solo unas horas, su sangre quedó sobre el asfalto en las calles de San Cristóbal. No había conocido otro régimen que éste impuesto por Hugo Chávez Frías, apadrinado por los viejos Castro, a quien el mundo "ha reído" sus gracias y sus formas.
Hermano de Kluivert Roa,
asesinado, 24 de febrero de 2015
San Cristóbal, Venezuela. 
16 años, y ya como otros ha dado su vida por querer un mejor país, sin quizás haber tenido conciencia que ese país existió, pero lo hemos olvidado.  
Hace un año asesinaron a Geraldín Moreno, junto a Bassil, Génesis, Alejandro, Juan, Glidis, Luis, Eduardo, Jesús, Deivis, Elvis, Doris, Julio, José, Antonio, Arturo... son solo 16 nombres de más de 43 venezolanos que fueron asesinados durante un mes, febrero. 
Mucho más de 16 familias quedaron eternamente marcadas por la falta, por una herida abierta en una tierra que se las recuerda cada día. Un país dividido, con el odio como gasolina, incendiado semana a semana por un Chávez quien dejó la violencia como método de su "gobierno", desde hace más de 16 años. Quien dijo durante años que gobernaría a Venezuela hasta el "2016". 

Maduro bien remata la faena de su predecesor, se gana el puesto con honores siguiendo los lineamientos de la dictadura más larga y sanguinaria conocida por el continente americano, la de Cuba. 

Dos días atrás, en una entrevista a Rosa Orozco, madre de Geraldín le preguntaron por la fuerza de su mirada, y por su luto, ojalá se hagan nuestras sus palabras:  
"Cuando este sistema de gobierno caiga y se haga justicia tocaré fondo. De momento no tengo tiempo para eso". 


10 comentarios:

  1. Impresionante. Poco más se puede añadir: solo que quien no quiera verlo tal como está puntualmente descrito está cegado por el sectarismo, el propio odio, la falta de sentido común y la intolerancia. O son egoístas o estúpidos. Ambas cosas son terribles porque solo pueden causar sufrimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un sufrimiento, con un país dividido, bajo el silencio cómplice internacional

      Eliminar
  2. Descarnado relato, quien no quiera entender, tal vez merezca probarlo. Teniendo a los arquitectos de la tortura dentro de nuestras frontera, el tema no esta para bromas. Pero estamos rodeados de una sociedad incultivable que con su chabacanería, están elevando a los altares a sus paladines. Nuestra principal arma, la experiencia de 16 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá se nos escuche, se observe, se vean en aquel triste espejo lleno de duelo y víctimas, luego que otrora fuera un país democrático
      Ojalá

      Eliminar
  3. El peligro de que España pueda perder a sus mejores hijos está aquí, cada vez más cerca, pero quienes apoyan a los "hispano-bolivarianos" en su asalto al Estado son unos resentidos no mucho mejores que sus niñatos líderes.
    Y esto nos aboca a estar abiertos a CUALQUIER tipo de solución, incluyendo otro Alzamiento Nacional, previo pronunciamiento...o no; lo que no se debe consentir es que, debido a una urnalatría, además mal entendida, mueran patriotas inútilmente y desarmados.
    Fórmulas y episodios gloriosos de antaño son perfectamente repetibles y más deseables que el sacrificio, en lucha DESIGUAL, de buenos ciudadanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Félix por tu comentario, siempre certero. Creo que el punto está en actuar como ciudadanos y no como pueblo, eso nos diferenciaría del adoctrinamiento que muchos desean. Un abrazo

      Eliminar
  4. Conmovedor relato de una tragedia. Pero la sangre que ha empapado el suelo de ese hermoso país hermano, no será ni valdía ni olvidada. Dará paso a un nuevo amanecer y a una nueva y buena esperanza. Una esperanza cierta, no como aquella que vendieron los embaucadores para apoderarse de la vida y las vidas de toda una nación.

    Gracias por advertir a España, pues esos charlatanes de pacotilla, hoy están más fuertes que nunca; aprovechando las dificultades del pueblo llano.
    Los comunistas, castristas, podemistas y los del que hoy se ha despedido en el Congreso de los diputados con un "salud y república"...los de siempre; están preparados para su asalto a la libertad de los españoles y consumar su venganza y su odio a España...¿permitiremos que la historia se repita?
    Gracias por tu esfuerzo diario y tu encomiable empeño en que la tragedia venezolana no se instale en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He asumido a España como mi segunda casa, mi segunda patria, y es como alguien me dijo una vez, se quiere "porque se ha decidido querer", siendo un sentimiento distinto. Le advierto no solo porque no deseo que ésto se convierta en una segunda Venezuela o en una tercera Cuba, sino también me mueve la indignación que me causan unos ladrones, sátrapas que son co-responsables de todo cuanto ocurre. Sus "asesorías" han servido para la realidad que hoy se vive. Lo deben saber aquí antes que sean adoctrinados como si fuera una "secta", pues eso es lo que pretenden. Espero que Dios nos ayude, nos ilumine en el "cómo" actuar, porque hay que hacerlo, con inteligencia, y mucha. Un abrazo, y gracias por el aporte

      Eliminar
  5. Como dije y he reiterado. Lo que más me preocupa de PODEMOS, no es su programa ni sus deseos de implantar algo justo. Los que me preocupan son "sus líderes". Si creemos en su "honestidad" es evidente que tratarán de implantar lo mismo en su país. ¡No vamos a ser menos! Dicho esto: mi corazón y mi pensamiento está con Venezuela... entre otras cosas porque tal vez si no lo remediamos, me vea viviendo algo así aunque antes haría las maletas. Lo tengo claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. justamente, siempre digo no quiero que esto sea la Venezuela actual sino la que vivió sus años de gloria, con españoles a su lado. Estás en lo cierto, esos líderes con pies de barro y cuentas llenas con el erario público venezolano son lo peor de lo peor, y no deseo eso para mi segunda patria. Chávez implantó los círculos bolivarianos por el mundo como se hace con la células islamistas, mismo estilo, en silencio para acechar sobre su presa en el momento justo, sólo que creo que aun estamos a tiempo.
      un abrazo enorme, Paloma, y gracias por interactuar

      Eliminar